La vida sin barreras

Rincón de Yudith

  Sin necesidad de señalizaciones, ni avisos de prohibición, ciertos entornos dejan claro que sus puertas no dan la bienvenida a todas las personas. Y no se trata quizás de discriminación o menosprecio, sino de un aparente olvido, una omisión inconsciente, del hecho de que el mundo está compuesto por individuos con capacidades diversas.

En Cienfuegos, algunos hombres y mujeres postergan una y otra vez los sueños de recrearse con un espectáculo en el Terry o un juego de béisbol en el Estadio 5 de Septiembre.

Anhelan aplaudir, gritar de emoción, reir y llorar mientras disfrutan de las funciones, mas una fuerza mayor los frena. Presentan una discapacidad físico-motora que los ata a una silla de ruedas para su movilidad y ello les impide acceder a dichos lugares, a los cuales tienen derecho como el resto de la población.

“A fin de que puedan vivir en forma independiente y participar…

Ver la entrada original 1.192 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s